Aceite de pescado y hormonas femeninas

El aceite de ciertos pescados contiene un ácido graso esencial conocido como omega-3. Los ácidos grasos omega-3 son necesarios para la salud y el desarrollo humanos, pero no pueden ser producidos por el cuerpo. El aceite de pescado puede ayudar a tratar una serie de condiciones médicas y puede influir en las hormonas femeninas, sin embargo, el efecto del aceite de pescado en las hormonas femeninas no se entiende bien. Consulte a su médico antes de tomar un suplemento de aceite de pescado.

Ácidos Grasos Omega-3

Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en los pescados grasos como el salmón o el atún. Debido a que los ácidos grasos omega-3 son cruciales para muchas funciones, algunas personas optan por tomar suplementos de aceite de pescado si no tienen mucho marisco en su dieta. Aunque los ácidos grasos omega-3 están vinculados a una serie de posibles beneficios para la salud, la evidencia es más fuerte por su papel en la salud cardiovascular, de acuerdo con la Universidad de Maryland Medical Center. Otros beneficios potenciales incluyen reducir los marcadores de la diabetes, reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, mejorar el estado de ánimo y reducir la inflamación.

Aceite de pescado y Hormonas

Los ácidos grasos omega-3 en el aceite de pescado contienen lignanos. Los lignanos son compuestos con un efecto estrogénico débil y están presentes en alimentos como la soja y la linaza. Según BreastCancer.org, los lignanos pueden engañar al cuerpo para que piense que son estrógenos y pueden unirse a los receptores de estrógenos, tomando el lugar de las células de estrógeno más fuertes. Esto puede ser importante en enfermedades como el cáncer de mama que puede estar relacionado con un exceso de estrógeno. Se necesita más investigación para entender si el aceite de pescado puede reducir los niveles de estrógeno en las mujeres.

Investigación

Un artículo publicado en “Obstetrical and Gynecological Survey” en 2004 discutió la asociación entre el aceite de pescado y las hormonas femeninas. Los ácidos grasos omega-3 son precursores de las hormonas producidas localmente llamadas eicosanoides. Estas hormonas son importantes para ayudar a prevenir y tratar diversas enfermedades, como el cáncer de mama, la osteoporosis posmenopáusica, los problemas menstruales y la depresión posparto. Los ácidos grasos omega-3 también aumentan ciertas hormonas femeninas relacionadas con la fertilidad. Pueden ser importantes durante el embarazo para ayudar con el crecimiento y desarrollo del bebé.

Precauciones

Hable con su médico antes de tomar un suplemento de aceite de pescado. El aceite de pescado puede interactuar con medicamentos como anticoagulantes, insulina, esteroides y antiinflamatorios no esteroideos. Las altas dosis de aceite de pescado pueden causar sangrado, aunque esto es muy raro. Las personas con esquizofrenia o diabetes deben tomar aceite de pescado sólo bajo el cuidado de un médico porque pueden no ser capaces de convertir el aceite de pescado en el tipo de ácidos utilizados por el cuerpo. Los efectos secundarios de los suplementos de aceite de pescado suelen ser leves e incluyen gases, eructos y diarrea.